Siglo XIX: el argamak se hace ruso...

 

 En la segunda mitad del siglo XIX, y tras siglos de intentos fallidos, los rusos consiguieron apoderarse de Asia Central. En Turkmenistán, mientras que las tribus goklén y yomud fueron conquistadas sin grandes pérdidas, los tekés y sus caballos mantuvieron una resistencia tenaz y desesperada, hasta que fueron derrotados en la famosa batalla de Geok-Tepé.

 

  El general Kuropatkin, que había tomado parte en la batalla, fue nombrado gobernador de la región. Impresionado por el caballo del pueblo recién conquistado, fundó sin apoyo del Estado la primera yeguada de caballos turcomanos. Sería la yeguada del Caspio, también llamada Majtum Malá, cerca de la Ashgabat. Allí serían llevados los mejores sementales, incluido el famoso 2ª Boinou (“Cuello largo”), ya de edad avanzada, pero que se convertiría en el fundador de la mayoría de las líneas del moderno Ajal-teké. Tambien fueron llevados los célebres Bek Nazar Dor, Bek Nazar Al y Posmán.

 

 Gracias a la yeguada de Majtum Malá, se efectuaron los primeros registros oficiales de cría. Hasta ahora, el registro se basaba en la mera tradición oral de la tribu teké.

 

 Sin embargo, la otra cara de la conquista rusa se presenta bastante dura para los tekés y sus caballos: la llegada de los rusos y las nuevas formas de vida “civilizadas” hizo que el número de ajal tekés descendiera peligrosamente. Las razones son varias: en primer lugar, la conquista rusa hizo que muchos de ellos huyeran con sus caballos a zonas del actual Irán y Afganistán. Por otra parte, sojuzgados los tekés, éstos pasaron de guerreros a forzados granjeros, lo que hizo que se necesitase otro tipo de caballo. Asimismo, y como decía el general Grodehof, “quítale a un turkmeno su caballo y ya no poseerá el poder de aterrorizar a su vecino. Si queremos conquistar Merv, podríamos quitar a los tekés sus sementales y yeguas. Así dejarán de ser ese pueblo terrible”.

 

 A esto hay que añadir el hecho de que las nuevas condiciones de vida trajesen hambrunas a la zona, lo que hizo que numerosos hombres y caballos pereciesen de hambre.Todo ello hizo que hacia 1900, quedaban escasos caballos de pura raza.

                 

 

                                                    

 

 

 

 

 .

 

 

 

info@akhalteke.es